Cargando...

jueves, 8 de enero de 2015

Exposición De Gaulle y América Latina, una Perspectiva Ecuatoriana (Clemente Ballén De Guzmán)


Exposición Conmemoración del Quincuagésimo Aniversario de la Visita del General de Gaulle al Ecuador

Claude Lara

En la “Exposición De Gaulle y América Latina –quincuagésimo aniversario de la visita Presidencial del General De Gaulle a Sudamérica (septiembre-octubre 1964) y al Ecuador (24 de septiembre de 1964)” presentada en la galería Gangotena-Michaux de la Alianza Francesa de Quito, del 16 de septiembre al 10 de octubre de 2014, sus expositores:  Señora Hélène Bekker, Delegada General de la Alianza Francesa de Quito; doctor Iván Torres, Presidente de la Alianza Francesa de Quito; François Gauthier, Embajador de Francia en el Ecuador; Señor Serge Bardy, Diputado francés presentaron varias facetas desconocidas u olvidadas de: “los lazos entre Francia y Ecuador durante la segunda guerra mundial a través del prisma de la resistencia ecuatoriana y del apoyo del Ecuador a la Francia libre con personalidades como Clemente Ballén de Guzmán, Alfredo Gangotena y José María Velasco Ibarra”.

Aprovechamos esta oportunidad para rendir un homenaje al resistente ecuatoriano Clemente Ballén de Guzmán, condenado a muerte por la Gestapo el 3 de junio de 1942, al reproducir íntegramente diferentes sentencias del Tribunal Militar Alemán (anexo 1), encontradas y traducidas por A. Darío Lara (A). Esta sentencia fue conmutada a doce años de encarcelamiento: “en virtud de los poderes que le han sido conferidos por el Führer, el Mariscal KEITEL, Comandante Supremo del Estado Mayor Alemán”. Este Mariscal nazi firmó la capitulación alemana ante el ejército soviético, el  9 de mayo de 1945 en Berlín  y, en los Procesos de Núremberg, del 20 de noviembre al 1° de octubre de 1945,  fue acusado de: crímenes de guerra, crímenes contra la paz y crímenes contra la humanidad. Fue declarado culpable el 1° de octubre de 1946 y ejecutado en la horca el 16 de este mismo año.

Transcribimos aquí los discursos del señor François Gauthier, Embajador de Francia en el Ecuador, y del suscrito.

Queridos amigos:
Me siento sumamente complacido de poder participar, en compañía de todos ustedes, en la inauguración esta noche de la exposición consagrada al cincuenta aniversario del viaje del General de Gaulle a América Latina y, en particular a su visita al Ecuador el 24 de septiembre de 1964. Me siento también muy honrado por la presencia de numerosas personalidades con motivo de esta ceremonia, así como de mis colegas del cuerpo diplomático y de nuestros invitados de honor: los diputados franceses miembros del Grupo de Amistad Francia-Ecuador de la Asamblea Nacional, encabezados por el diputado Serge Brady, y sus colegas diputados ecuatorianos miembros del grupo de amistad Ecuador-Francia. Su presencia entre nosotros confiere una importancia particular a este acontecimiento y destaca no sólo la actualidad y la fuerza de la amistad entre nuestros países, sino también una fidelidad a una relación franco-ecuatoriana enriquecida por una larga tradición, y caracterizada por un aprecio constante y recíproco.

Este es, así lo creo, uno de los mensajes en los que hace hincapié el acontecimiento de hoy y la conmemoración de la visita del General de Gaulle.  En efecto, no estamos celebrando tan sólo un aniversario histórico: estamos haciendo énfasis en la calidad de una relación y de una amistad que se renueva constantemente y que tiene su fundamento en valores compartidos y siempre actuales.

Al decidir en 1964 hacer un largo viaje a América Latina, el General de Gaulle, Presidente de la República Francesa, manifestaba nuevamente cierta idea del orden mundial, ajena a los conformismos e intereses establecidos. Se trataba ante todo de reconocer la importancia que adquiría Sudamérica en la vida internacional y el despertar de su potencial. Europa, y Francia en particular, deseaban celebrar el crecimiento y el desarrollo de una zona a la que tantos lazos históricos la acercaban. La visión gaullista del porvenir de Sudamérica era justa y profética. De Gaulle pensó y preparó su gira a América del Sur con mucha anticipación. Ya en abril de 1963, el Presidente decía: “América Latina es un continente en el cual muchas cosas se van a definir. Es esencial que Francia y Europa estén presentes en él”.

De Gaulle tomó muy en serio a América latina. Su viaje -uno de los más largos de la historia de la República Francesa- duró veintiséis días e incluyó diez países. Y cuando le preguntaron cómo debía anunciarse el viaje, dijo que un periplo de esta naturaleza debía “marcar la importancia que Francia le otorga al advenimiento de América Latina al primer plano de la escena internacional, como elemento de equilibrio y de paz…”

Estadista con una gran visión, de Gaulle también la tuvo con su mensaje sobre la soberanía y el respeto de la independencia nacional. En un mundo en aquel entonces bipolar ─dominado por dos superpotencias que organizaban cada una su campo con fuerza y a menudo con todos los medios posibles─ el mensaje de de Gaulle anuncia un mundo caracterizado por un orden multipolar, basado en la libre determinación de los pueblos, y el principio no sólo de la soberanía nacional sino también el de la igualdad de dignidad de los países independientes.

A la coacción del poderoso sobre el débil, a la alianza impuesta y servil, de Gaulle contrapone la cooperación y la libre asociación. Y es precisamente de eso que habla en México, Buenos Aires, Quito durante su viaje. Con la autoridad y el prestigio que su combate por la Resistencia Francesa en 1940 y la Francia libre le conferían, el Presidente francés es recibido de hecho con un inmenso entusiasmo y un gran afecto, en todas partes y, en particular, en Quito.

Un periodista sudamericano escribe en aquella ocasión:

“Acojamos con alegría y recibamos como se merece al hombre que jamás aceptó la derrota de su patria, ese heraldo moderno que no concibe a Francia sin la grandeza […], aquél que no acepta ser un mero peón sobre el tablero de las superpotencias, […] aquél que demostró que era posible amar a su patria, siendo a la vez portador de vastos designios y propuestas en materia de cooperación y ayuda en el plano internacional” (Magazine de novedades, 15/03/1964).

Al aclamar a de Gaulle, los sudamericanos manifiestan su apego no sólo al hombre sino también a los principios que guían su acción y cuya inspiración suscita la adhesión de muchos: la independencia y la soberanía de los pueblos, la igualdad de las naciones en la dignidad.

En Quito, el General de Gaulle renovaba también una relación especial entre Francia y Ecuador: una relación histórica que la exposición permite destacar ─gracias en particular a la contribución del Dr. Claude Lara, colega diplomático del Ministerio ecuatoriano de Relaciones Exteriores y a quien deseo agradecer aquí y ahora su valiosa aportación. Desde siempre Francia y Ecuador se han hablado, se han estimado y han compartido los mismos valores.

No creo que sea necesario hablar nuevamente sobre las dos misiones geodésicas francesas que marcaron profundamente nuestras relaciones. Tan sólo quisiera reconocer y elogiar ─este año en que celebramos el centésimo aniversario de la Primera Guerra Mundial─ el compromiso de numerosos ecuatorianos al lado de Francia en 1914. Vamos a organizar un evento especial al respecto el próximo 11 de noviembre con el Ministerio ecuatoriano de Defensa.

Pero hubo también 1940: un momento en el cual la solidaridad ecuatoriana no fue menos admirable. No podemos olvidar, nosotros los franceses, nombres como el de Alfredo Gangotena, Portavoz del Comité de La Francia en Combate de Ecuador ante las autoridades de este país: las primeras en efecto en haber reconocido al Gobierno de Francia en Combate en 1942; las primeras autoridades también que declararon el 14 de julio de 1944 ─como indica el texto del decreto del Presidente José María Velasco Ibarra, expuesto en este lugar─ “Fiesta Cívica Nacional en homenaje a la Francia Inmortal y como prueba de amor a la Francia”; cómo no recordar el nombre de Clemente Ballén de Guzmán, ciudadano ecuatoriano condenado a muerte por la Gestapo por su participación en la Resistencia Francesa y que, salvado afortunadamente, termina su vida en Francia lleno del aprecio por mis compatriotas.

El General de Gaulle sabía eso al llegar a Quito y el aniversario de este acontecimiento nos permite rendir un merecido homenaje a todos estos héroes, a quienes estamos muy agradecidos.

Queridos amigos:

Que la evocación de este pasado no sea tan sólo un momento de nostalgia ─la amistad entre Francia y Ecuador, que de Gaulle había fortalecido─ pues cabe recordar que el Acuerdo de Cooperación Cultural firmado dos años después de la visita, sigue manteniendo toda su fuerza y vigor.

Nuestra amistad permanece viva, despierta, dinámica, fortaleciéndose día a día: ella es nuestro activo inapreciable para el gran porvenir que nos espera.

Muchas gracias.

--------------------------------

Señores, Señoras:

Ha sido sumamente satisfactorio y emocionante participar en el montaje de esta exposición y quiero agradecer a las señoras Hélène Becker y Fanny Pagès por su invitación.

Ante todo es necesario recordar y conocer las razones por las cuales  la visita presidencial del General de Gaulle fue y es un momento importante de la amistad franco-ecuatoriana.

Además esta exposición debe marcar un hito en la conservación de la memoria franco-ecuatoriana. Al iniciar el siglo XXI, es  nuestra meta: recordar para conservar, recordar para analizar y difundir, y recordar para transmitir.

En esta intervención, enunciaré algunos momentos de la amistad franco-ecuatoriana,  a través de la cultura y de la política, con la evocación de tres notables compatriotas: Clemente Ballén de Guzmán, Alfredo Gangotena y José María Velasco Ibarra.

CLEMENTE BALLÉN DE GUZMÁN:

En 1940, en plena victoria nacional socialista, Francia totalmente derrotada, él dijo que no. Que la tiranía nazi no podía vencer, que era imposible someterse a este nuevo y victorioso totalitarismo. Entró en la resistencia francesa como miembro de la red “Vélites thermopyles”, en Fontainebleau, y fue su jefe hasta 1942. Denunciado este mismo año, es condenado a muerte por la Gestapo y gracias a la intervención del Gobierno francés no es ejecutado. Pero el Tribunal alemán  conmutó su pena a 12 años de trabajos forzados y a la confiscación de todos sus bienes. En mayo de 1945 fue liberado por las tropas estadounidenses de la cárcel de Rheinbach en Alemania. En diciembre  recibe del Gobierno galo la condecoración de la cruz de guerra 1939 y, además, en julio de 1952 es reconocido oficialmente con el título de “deportado-resistente” ¡Qué personalidad! ¡Qué conducta! con toda razón y justicia esta exposición le rinde un homenaje.


Compatriota y poeta genial. Sin embargo, su lucha política contra el nacional socialismo es desconocida. Fue portavoz del Comité de la Francia Libre en Quito, condecorado de la Cruz de Lorena y de la Legión de honor a título póstumo, en julio de 1946. Jules Supervielle en su alocución radial sintetizó muy bien su compromiso:

“Después de los horribles días de 1940, Gangotena se consagró a nuestra causa, hizo religión con Francia, por así decirlo. Abandonando sus negocios y sus estudios, dio todo su tiempo y todas sus fuerzas a nuestro país. Fue el porta voz del Comité de la Francia Combatiente en el Ecuador, ante las autoridades de su país, ante sus amigos y, especialmente, ante los enemigos de nuestra causa.  Es mi modesta contribución para mi patria espiritual, decía… Algunos momentos antes de su muerte, en la plenitud de su conciencia, pidió a su hermana, casada con el conde de Monlezun, partidario desde el principio del General de Gaulle, que le enterrase con esa Cruz de Lorena que siempre llevaba consigo”.

Solicitó ser enterrado con la Cruz de Lorena, así su compromiso frontal y activo contra el nazismo (1940-1944) debe ser recordado, tomando en cuenta que sobre 20 años de producción literaria dedicó 4 años a este compromiso vital, es decir una quinta parte de su vida intelectual.


Gran admirador del pensamiento francés, su obra completa refleja este reconocimiento y admiración. Recordaremos esas maravillosas palabras: ´"Francia, Francia, un hombre notable de la América del Norte dijo que todo hombre debe tener dos patrias: la propia, la del nacimiento, y la ofrecida por tu espíritu y suelo generosos. La Patria propia nos da la vida y el pan, el apoyo y la protección indispensables para que el pensamiento estalle. Pero, tú das al pensamiento la elevación y la claridad necesarias para que la vida se ennoblezca. Por esto, hay quienes después de amar su Patria, te consagran a ti un amor agradecido y profundo”.

Como Presidente de la República, José María Velasco Ibarra elevará esta amistad personal, será un elemento de la política nacional e internacional del Ecuador, es el histórico decreto Presidencial del 13 de julio de 1944:

“…en homenaje a la Francia inmortal y como prueba de amor a la Francia que hoy lucha”.

La condenación del nazismo definido: “como una conquista bárbara y de crueldad ignominiosa que pretenden convertirse en sistema político”.

Y, finalmente, prueba indiscutible de esta amistad: “Declárase, 14 de julio 1944 fiesta cívica nacional… ”,  (ver anexo 2).

La dimensión internacional de este decreto está claramente definida en las palabras del Embajador de Francia Pierre Denis, al entregar la Gran Cruz de la Legión de Honor al Presidente Velasco Ibarra, en septiembre de 1955:

“¿Será posible, por ejemplo, dejar de recordar que hace diez años en la aurora de la liberación de París, Vuestra Excelencia decretó el 14 de julio de 1944, fiesta nacional ecuatoriana? Que se empeñó en que su país fuese el primero de este continente en recordar al Gobierno provisional de la República francesa? Que el mismo 14 de julio de 1944 enviaba a Argelia su Ministro. Plenipotenciario ante el General de Gaulle?”.

Así que esta exposición refleja muy bien, -en los campos de la cultura y de la política,-cómo estas personalidades y sus actos han enriquecido la amistad franco-ecuatoriana.

Afirmé que esta exposición debe ser un hito en la conservación de la memoria franco-ecuatoriana. Para ilustrar mejor este punto recordaré estas palabras del gran humanista ecuatoriano, Aurelio Espinosa Pólit, que, en mayo de 1930, al inaugurar una de las más importantes bibliotecas, creadas en el siglo XX, precisaba:

“Las fiestas pasan, sin dejar huellas en pos de sí más que el dulce pero fugaz perfume del recuerdo; los monumentos son emblemas grandiosos pero mudos; la huella sensible del alma de la patria, mucho más que en ellos, está en los escritos de sus más esclarecidos hijos… conservar cuidadosamente estos escritos, no solamente los de los más grandes, sino cuantos han brotado de una pluma ecuatoriana, aun los más humildes; procurar de este modo reunir y ordenar todos los sillares de la que ha de ser un día nuestra tradición nacional…” (B).

En efecto: “Las fiestas pasan, sin dejar huellas en pos de sí más que el dulce pero fugaz perfume del recuerdo”. Aprendamos de esta exposición: acerca de Clemente Ballén de Guzmán contamos con un solo libro, de Alfredo Gangotena: nada, absolutamente nada, sobre su labor activa durante cuatro años contra el nazismo en el Ecuador, de José María Velasco Ibarra, sólo ahora, después de 70 años hemos publicado en su integridad este famoso decreto del 13 de julio de 1944, y ahora traducido al francés.

En el siglo XXI, debemos definir otra epistemología, para cumplir con nuestra meta: recordar para conservar, recordar para analizar y difundir y recordar para transmitir.

Con esta exposición constatamos que mucho de esta memoria está esparcida, atomizada, diseminada. Recordemos que la amistad franco-ecuatoriana para muchos historiadores comenzó en 1736 con la llegada de la Misión geodésica francesa (C). Así que para iniciar esta obra, coloquemos esta noche la primera piedra al designar a un depositario principal de nuestra memoria que me parece debe ser la Alianza Francesa. Y terminaré con esta petición: ¡Manos a la obra! para crear este centro de la memoria franco-ecuatoriana, en la Alianza Francesa.

Muchas gracias.

(A) A. Darío Lara: Clemente Ballén de Guzmán, un notable guayaquileño condenado a muerte por la Gestapo. Crear Gráfica editores, Quito-Ecuador, 2007; pp. 159.

(B) Artículo con el que el P. Aurelio Espinosa Pólit presentó la biblioteca Ecuatoriana recién creada (Mayo de 1930): “Una Biblioteca Ecuatoriana en el Colegio Noviciado de Cotocollao”, in Biblioteca Ecuatoriana Aurelio Espinosa Pólit LXXV Aniversario 1920-2004, Quito-Ecuador, 2004; p. 175.

(C) No es la primera vez que así actuó el Ecuador, en  el Decreto No 240, de mayo 1936: “Art. 1º Declárase, por esta vez, día de fiesta nacional, el 29 del mes en curso, para dar mayor realce a las festividades conmemorativas que se preparan en honor a la Misión Geodésica, cuyos Miembros por su consagración a la ciencia, se hicieron acreedores al reconocimiento público”. Registro Oficial. Año I-Quito, martes 26 de mayo de 1936, No 199.  Declárase fiesta cívica el 29 de este mes, bicentenario de la llegada a Quito de la Misión Géodésica; p. 226.

ANEXO 1: TRIBUNAL DEL COMANDO DE CAMPAÑA 680 I 131/1942 SENTENCIA MILITAR EN NOMBRE DEL PUEBLO ALEMÁN

En el proceso contra Clemente Ballén de Guzmán, residente en Fontainebleau, 1 calle Saint-Honoré, encarcelado desde el 29 de mayo de 1942, en la cárcel de la Wehrmacht en  Fontainebleau, nacido el 21 de noviembre de 1888 (sic), en Guayaquil (Ecuador), por motivo de inteligencia con el enemigo, entre otro.

El Tribunal Militar de Campaña reunido el 3 de junio de 1941, en Melun y compuesto de:

-Consejero del Tribunal Militar, SCHULTZ, presidente de los debates,

-Capitán ILLERT y Sargento ROEMER, asesores,

-Consejero del Tribunal Militar DYCKMANS, por la defensa,

-Inspector de la Justica de los Ejércitos HATESUR.

EL TRIBUNAL HA RECONOCIDO:

El acusado es condenado a muerte por inteligencia con el enemigo, por el hecho de haber preparado y distribuido pasquines (tracts) de haber propagado informaciones hostiles a Alemania y de haber incitado a la corrupción al ejército.

Los bienes del acusado son confiscados.

MOTIVOS:

El acusado Clemente Ballén de Guzmán ha nacido en el Ecuador el 23 de octubre de 1887 y habita en Fontainebleau, 1 calle Saint-Honoré. Es de nacionalidad ecuatoriana, sin profesión, nunca ha ejercido ningún oficio, estaba casado, su mujer se ha suicidado en diciembre de 1939. Desde la edad de 2 años se encuentra en Francia, donde su padre, según decir del acusado, era Cónsul General del Ecuador en París. Nunca ha sido condenado. Está encarcelado desde el 29 de mayo de 1942.

Lo esencial de los debates se resume así:

En la primavera de 1941, el acusado ha conocido, en casa de cierta señora VITOU, en Fontainebleau, al ingeniero BAUCHLER, quien estaba en posesión de varios pasquines dactilografiados. El contenido de estos pasquines era sensiblemente el mismo que aquel de los que se encuentran catalogados con las piezas de convicción y que han sido leídos en la traducción alemana.

BAUCHLER ha entregado alguna de esas hojas al acusado que ha reproducido dos veces en una máquina de escribir, en 5 o 6 ejemplares. Él ha dado las copias a BAUCHLER, que según las declaraciones del causado las ha distribuido.

Desde el otoño de 1941, el acusado escuchaba la radio inglesa varias veces por semana. Reproducía en pasquines, en 4 o 5 ejemplares dactilografiados las noticias falsas y los rumores hostiles a Alemania, propagados por aquel transmisor y lo distribuía a los franceses.

Estos pasquines, cuyo contenido era más o menos el mismo, cada vez llevaban diversas firmas.

El primero estaba firmado “Las pequeñas alas de FRANCIA”, el segundo “Resistencia”: dio al tercero el título de un pasquín que había encontrado en un buzón y cuyo título era “El antiboch perfeccionado”. Este pasquín contenía entre otro, lo que sigue:

“Las tropas que regresan de RUSIA toman en término medio seis semanas de descanso en Francia, aprovechad de esto, si conoce a soldados alemanes, para desmoralizarles por todos los medios posibles”.

“Atención, la línea de demarcación está actualmente reforzada, no emprenda sino pocos pasajes, en cambio, se entra casi libremente en Alsacia”.

“Cuando en Francia se discute con los alemanes, se puede escuchar a ciertos oficiales, cuya moral es baja, decir que se les envía a la muerte”.

“En ciertos hospitales parisienses, hay muchos enfermos que regresan de Rusia conmocionados nerviosamente o a mitas dementes, delante de los que no se puede ni siquiera pronunciar el nombre de ese país”.

“En una estación de París se han visto vagones cerrados y emplomados, en los cuales se encontraban cadáveres de personas que regresaban de un centro de refuerzos para Rusia y que han sido fusilados por rebeldía”.

“Los trenes en Alemania están en tan mal estado, en parte a causa de la persistencia del mal tiempo, pero también a causa de la densidad del tráfico ferroviario que ha duplicado, a tal punto que el trayecto del viaje a partir de la frontera francesa hasta las líneas alejadas del frente ruso (lado alemán) dura alrededor de seis semanas”.

“El invierno en Alemania ha sido tan rudo que ha sido necesario enganchar caballos para tirar los camiones, la calidad execrable de la gasolina sintética no soporta las bajas temperaturas”.

“Las tropas que regresan de Rusia se hallan fuertemente desmoralizadas en las paradas de las estaciones es frecuente ver que se retiran de los coches-hospitales 15 a 20 cadáveres, además las pérdidas diarias suben de 15 a 20 mil muertos, lo que sacude fuertemente a la población boch (alemana)”.

“Nuestro objetivo es de animar a la resistencia, de levantar la moral de los que se abandonan… de reunir amigos… ayudadnos, comunique su (ilegible) a sus amigos cercanos, ellos se reincorporarán a nosotros”.

El pasquín concluye con estas palabras: “Venceremos a los boches (alemanes)”.

Los pasquines que Clemente Ballén de Guzmán había preparado, los distribuía en la calle y depositaba igualmente algunos en los buzones. Ha dado una copia a uno de sus amigos, René MICHEL.  No se ha podido determinar en qué fecha se ha realizado. El acusado piensa que fue en febrero de 1942, pero MICHEL es del parecer que esto sucedió hace dos meses o dos meses y medio.

Estas constataciones se han realizado sobre la base de las afirmaciones del acusado, de las declaraciones del testigo MICHEL y del pasquín cuyo resumen se ha dado a conocer en el curso de los debates y del que el acusado se ha declarado ser el autor. No se ha podido constatar si el acusado habría también preparado e inclusive distribuido el pasquín que el Secretario de policía TUCHEL ha leído, en calidad de testigo, en el curso de los debates. El Ayudante de policía KORF, igualmente como testigo, nada ha añadido de esencial.

El acusado ha invocado en su defensa, que él había preparado y distribuido los pasquines únicamente por necedad y que no sabía que procediendo así ayudaba a las potencias enemigas y que ocasionaba perjuicio al ejército del REICH.

El acusado sin embargo parece muy sagaz, según su nivel de instrucción y de la impresión que ha dado en el curso de los debates, por comprobar qué consecuencias la distribución de estos pasquines podía tener en la población.

Por otra parte, el Tribunal ha comprobado, sin ninguna duda posible, que el objetivo del acusado al distribuir estos pasquines, era de sembrar la discordia entre los franceses y las tropas de ocupación, de reforzar su voluntad de resistencia y de incitarles a acercarse a los soldados de la Wermacht con el fin de alterar su sentido de la disciplina; se ha constatado igualmente que el acusado estaba consciente de las consecuencias inevitables del daño que él ocasionaba a la Wermacht.

En cuanto a los motivos que le movían a obrar así, son sin ningún objeto.

Por consiguiente, el acusado es culpable, en primer lugar, de inteligencia con el enemigo, por el hecho de haber tratado de causar perjuicio a los ejércitos del REICH, durante una guerra contra las potencias enemigas.

El acusado es culpable también de haber transgredido la prohibición de preparar y distribuir pasquines, así como de haber propagado informaciones de radio hostiles a Alemania y al mismo tiempo de haber cometido el crimen de desmoralización de las fuerzas armadas.

Si el acusado ha comenzado a preparar los primeros pasquines aun antes de la primavera del 41, no ha comenzado a escuchar las emisiones inglesas sino en febrero del 42, el Tribunal sin embargo ha admitido que sus actividades eran una continuación de catos homogéneos y progresivos.

Al principio, el acusado ha seguido sus impulsiones para proceder de esta manera, después él ha reunido material que ha rentabilizado.

Por otra parte, se destaca que el acusado ha obrado así a propósito.

El acusado debe ser castigado en virtud del derecho alemán y de las disposiciones penales vigentes en territorio ocupado.

El Tribunal ha demandado la pena de muerte por inteligencia con el enemigo, por los motivos de la propaganda que el acusado hacía por medio de pasquines y que podía ser particularmente peligrosa y tener graves consecuencias, tanto más que la población francesa se deja influir fácilmente por las informaciones de la radio inglesa y que sólo la aplicación, en país enemigo, de las penas las más severas podrán servir de disuasión.

El Tribunal ha pronunciado igualmente, según el Art. 93, la confiscación de los bienes del acusado.

Certificado verdadero, el 3 de junio de 1942.

f) HATESUR

MELUN, el 3 de junio de 1942
El Tribunal del Comando de Campaña 680
Al Comandante de las Fuerzas Militares en Francia, en PARÍS

Dos copias de la sentencia para decisión en cuanto a la confirmación del veredicto.

Yo propongo confirmar el veredicto.

f) ilegible.

Fuente: Idem. A; pp. 115-120.

París, 5 de junio de 1942

El Comandante de las Fuerzas Militares en FRANCIA
Al Alto Comando del Estado Mayor

Clemente Ballén de Guzmán, de nacionalidad ecuatoriana, nacido el 21 de noviembre de 1888 (sic), en Guayaquil (Ecuador), ha sido condenado a muerte por sentencia del Alto Comando de Campaña 680, el 3 de junio de 1942, por inteligencia con el enemigo y por el hecho de haber preparado, distribuido pasquines prohibidos, de haber propagado informaciones hostiles a Alemania y de haber incitado las fuerzas armadas a corrupción; sus bienes han sido confiscados según el Art. 93 RstGB (Bl. 16.ff.dA.).

Yo he confirmado hoy mismo esta sentencia y suspendido la ejecución hasta una decisión relativa a un pedido de gracia.

De acuerdo con el Presidente del Tribunal me opongo a toda medida de gracia, porque estimo necesaria la ejecución de la sentencia por razones militares.

Tratándose, sin embargo de un miembro de una familia sudamericana conocida, de fortuna y notoriamente influyente, se deberá esperar eventuales represalias contra los súbditos alemanes, debido en particular a la confiscación de los bienes del interesado. Por tal motivo, subsisten consideraciones políticas que pueden oponerse a la ejecución inmediata del veredicto pronunciado.

f) El comandante de las fuerzas Militares en FRANCIA.

Fuente: Idem. A; pp. 122-125.

CONMUTACIÓN DE LA PENA DE MUERTE, NOTA VERBAL 1237 DEL 6 DE JUNIO DE 1942 Y NUEVA SENTENCIA DEL 28 DE JULIO DE 1942

DELEGACIÓN GENERAL
del F/MS.
GOBIERNO FRANCÉS
6 de junio de 1942 en los TERRITORIOS OACUPADOS
1237 NOTA VERBAL

El Embajador de Francia, Secretario de Estado ante el Jefe del Gobierno, Delegado General del Gobierno Francés en los Territorios Ocupados, tiene a honra llamar la benévola atención del Señor General, Comandante en Jefe de las Fuerzas Militares Alemanas en Francia, acerca de la condenación a muerte que acaba de ser pronunciada por el Tribunal Militar del Sena y Marne, contra el Señor Ballén de Guzmán. 

El Señor Ballén de Guzmán, que es de nacionalidad ecuatoriana, es un hombre muy honorablemente conocido y estimado de cuantos le han frecuentado. Habitante de Fontainebleau, desde muchos años, era Presidente de la Sociedad de Amigos del Bosque de Fontainebleau.

Como ha llevado una vida del todo social, estaba alejado de la vida política; no ha podido apreciar las consecuencias severas que podía acarrear la propaganda de pasquines  (tracts), pues ha conservado cierta sencillez de espíritu.

Su ejecución no dejaría de provocar una profunda emoción.

En estas condiciones, el Embajador de Francia, Secretario de Estado ante el Jefe de Gobierno, Delegado General del Gobierno Francés en los Territorios Ocupados tiene la honra de solicitar encarecidamente del Señor General, comandante en Jefe de las fuerzas Militares Alemanas en  Francia, que sea conmutada la sentencia de muerte pronunciada contra el interesado (hay un sello).



Berlín, 28 de julio de 1942
El Alto Comando del Estado Mayor
al Tribunal de Comando de Melun 680
Garantizado por el Consejero en Jefe del Tribunal Militar
Ante el Comandante de las Fuerzas Militares en FRANCIA

En virtud de los poderes que le han sido conferidos por el Führer, el Mariscal KEITEL, Comandante Supremo del Estado Mayor, ha decidido el 20 de julio de 1942:

1) conmutar la pena de muerte pronunciada contra el acusado por el Tribunal del Alto Comando 680, el 3 de junio de 1942, en una pena de 12 años de prisión.
2) ha ordenado:
a) que la pena de prisión sea aplicada.
b) que el tiempo pasado en la prisión luego de la sentencia, así como el tiempo cumplido en tiempo de guerra en espera de la sentencia, sea tomado en cuenta por la duración de la pena.

Se pide hacer lo necesario para proceder en este sentido y comunicar esta decisión al acusado.

f) GUTZKE

Fuente: Ibidem; p. 132.

París, 5 de agosto de 1942

El Comandante  de las Fuerzas Militares en FRANCIA

NOTA VERBAL
El Comandante  de las Fuerzas Militares en FRANCIA
al Plenipotenciario del Gobierno Francés
ante el Comandante de las Fuerzas Militares en FRANCIA
a la atención del Señor SAINT

La pena de muerte pronunciada contra el acusado ha sido conmutada por decisión de gracia, del 20 de julio de 1942, en una perna de prisión de doce años.

El tiempo pasado en prisión luego de la sentencia así como el tiempo cumplido en tiempo de guerra, en espera de la sentencia, serán tomados en cuenta en la duración de la pena.

Por el Comandante de las Fuerzas Militares

f) Mayor (ilegible)

Fuente: Ibidem; pp. 134-135.

ANEXO 2: DÉCLARASE EL 14 DE JULIO DE 1944, FIESTA CÍVICA NACIONAL EN HOMENAJE A FRANCIA

Núm. 44-REGISTRO OFICIAL-Julio 22*
JOSE MARIA VELASCO IBARRA,
Presidente de la República,

En ejercicio de los Poderes de que se halla investido.

Considerando:

Que en el momento actual de caos y de confusión de la cultura humana, la única luz orientadora es la declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano;

Que a pesar de la pugna entre doctrinas, la Humanidad va hacia la afirmación de la persona individual, con sus derechos, prerrogativas económicas y espirituales, y deberes de solidaridad y esfuerzo;

Que es a Francia y a la Revolución Francesa a quienes debe la Historia la proclamación apasionada, universalista y heroica, de los Derechos ciudadanos y de la dignidad de la persona, proclamación que el mundo ha tardado más de un siglo en profundizar debidamente y que hoy constituye la sola bandera de reconstrucción de un muindo sumido en obscuridades ideológicas:

Decreta:

Art. 1° – Declárase el 14 de julio de 1944 fiesta cívica Nacional en homenaje a la Francia inmortal y como prueba de amor a la Francia que hoy lucha contra la conquista bárbara y la crueldad ignominiosa que pretenden convertirse en sistema de política;

Art. 2° – Como el Ecuador necesita trabajar para vigorizar y disciplinar su vida, continuarán como siempre el 14 de julio las actividades nacionales, pero que este Decreto sirva para elevar nuestras mentes hacia los grandes ideales de la humanidad;

Art. 3° – Los Ministros de Gobierno, de Relaciones Exteriores, de Educación Pública y de Defensa Nacional, encárguense de la ejecución de este Decreto.

Dado en el Palacio Nacional, en Quito, a 13 de julio de 1944.

(f.) J.M. Velasco Ibarra

El Ministro de Gobierno,
(f.) A Plaza Sotomayor

El Ministro de Relaciones Exteriores,
(f.) C. Ponce Enríquez

El Ministro de Educación Pública,
(f.) Carlos R. Sánchez

El Ministro de Defensa Nacional,
(f.) Carlos Mancheno C.
Tnte. Cnel.

* Registro Oficial Año I-Quito, sábado 22 de julio de 1944, número 44, Decreto N° 373, del 13 de julio de 1944. Este documento ha sido mencionado en el artículo: “José María Velasco Ibarra y la cultura francesa” in: Revista France Ecuador de la Alianza Francesa de Quito, N. 2, 1999, pp. 33-46 y la versión electrónica

Deseo agradecer a la señora Gloria Añasco y Eduardo Proaño por haberme  facilitado una copia de este decreto presidencial.

PARA NUESTROS LECTORES:

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada