Cargando...

miércoles, 19 de enero de 2011

Libro: "Correspondencia de Jorge Carrera Andrade con intelectuales de lengua francesa" (3 tomos)*


Prefacio, por Claude Lara (p.7-13); Montreal, agosto del 2003

Leo poesía, luego existo.(JCA-V33, 23 de abril 1959)


Cuando las circunstancias de la vida nos hicieron el testigo de un gran ejemplo, sería carecer de sensibilidad guardar esta enseñanza tan sólo para sí. Los antiguos han insistido mucho acerca del deber de reconocimiento que, a sus ojos, era lo más sagrado (1).

Este gran ejemplo se me presentó cuando pude contribuir a la recuperación, recopilación, clasificación, traducción y anotación de la Correspondencia de Jorge Carrera Andrade con intelectuales de lengua francesa, la misma que está en el Departamento de Colecciones Especiales de la Biblioteca de la Universidad del Estado de Nueva York, en Stony Brook (2), así como en el archivo de mi Padre (3). En efecto, al constatar que el poeta quiteño fue un actor esencial de la diplomacia cultural del Ecuador en el exterior, se debe recordar que en Europa, particularmente en Francia, Bélgica, Inglaterra, Italia, Holanda así como en América: Estados Unidos, Nicaragua y Venezuela, él fue reconocido como uno de los mayores intelectuales del continente americano. Además, gracias a su permanente Exaltación de la Ecuatorianidad (4), a través de su labor diplomática, sobre todo en las décadas del 50 al 70, especialmente en Europa y América, se puede afirmar que culturalmente el Ecuador se incorporó al mundo del Hombre Planetario (5). Finalmente, gracias a su obra en prosa, verso y de traducción, esta Correspondencia ilustra brillantemente este juicio de Alejandro Carrión:…Es así, eres nuestro aporte siglo 20 al Club de los Grandes (6).

Por este gran ejemplo, nuestro deber de reconocimiento nos ha llevado a ofrecer su Correspondencia con intelectuales de lengua francesa (7). Recordemos que 15 obras suyas, poesía y prosa, fueron vertidas a ese idioma y, él mismo, (caso único en el Ecuador), por sus traducciones del francés al español, entre otros honores, recibió el premio literario de “l’Ile Saint-Louis” y el Gran Premio Internacional de la “Sociedad de Poetas Franceses” (8). Al contestar a la pregunta del académico Hernán Castelo: Volviendo a la mirada atrás ¿cuáles le parecen sus mejores momentos de mayor plenitud en su trayectoria poética y humana?, Jorge Carrera Andrade respondió: Tendría que evocar la ciudad de París para señalar mis mejores momentos de plenitud. Allí encontré comprensión artística y editores para mis breves libros poéticos. Ejercité mis posibilidades de creación, publiqué muchas colaboraciones en revistas francesas y fundé un hogar.

Del mismo modo, de las 803 cartas que se dan en este tomo, 551 vertidas del francés (10), es también un deber de reconocimiento transcribirlas y traducirlas al español para que el lector, como nosotros, descubra y compruebe las razones fundamentales de la irradiación de su obra en los más altos círculos intelectuales del mundo occidental; por ello, entre otras significativas distinciones, se debe mencionar su candidatura al Premio Nobel de Literatura (11). Ese deber de reconocimiento, con la edición y selección de esta Correspondencia, por otra parte, viene a completar su autobiografía “El Volcán y el Colibrí”, a explicarla y comentarla. Igualmente al revelar varias personalidades o sucesos muy importantes, olvidados o descartados, se contribuirá a clarificar y precisar ciertas afirmaciones u opiniones. Como muestra un botón:

La Maison de l’Amérique Latine de París auspició la publicación de mi libro de crónicas, Rostros y Climas, que fue comentado no sólo por las revistas de lengua española sino por los diarios en lengua francesa, como “La Tribune des Nations”. Además, los escritores franceses me demostraban atención y simpatía. Pierre Seghers, el conocido editor de poetas, publicó una selección de mis poemas, traducidos al francés, bajo el título de “Bulletins de Voyages”. Robert Ganzo, alto poeta y maestro de la forma, tradujo y prologó otros poemas míos en un volumen de nítida presentación, “Les Clefs du Feu”, Fernand Verhesen, por su parte, tradujo y editó “Cargaison Océanique”. André Miguel lanzó dos breves cuadernos de mis poemas, “Equateur du Coeur”y “Lieux d’Origine”. El poeta belga Edmond Vandercammen, con quien cultivaba relaciones de amistad desde la época de mi Consulado en El Havre, tradujo y editó “Poèmes Choisis” en la Maison du Poète de Bruselas. Los críticos franceses encontraban en mi poesía una concepción auténticamente latinoamericana del mundo y un sentido generoso de humanismo social. En esos días conocí y traté a varios escritores y poetas que gozaban de indiscutible celebridad: Paul Eluard, Louis Aragon, Jules Supervielle, Jean Cassou, Francis de Miomandre, Tristan Tzara, André Breton (12).

El contenido de esta cita parece tan común, sin embargo, por esta Correspondencia conocemos mejor el valor real de esos lugares, seguimos la irradiación de sus obras traducidas en Bélgica y Francia, descubrimos sus constantes relaciones con poetas, intelectuales, traductores y críticos, valoramos su reconocimiento por la prensa internacional y siempre, siempre con el mismo telón de fondo: l’Équateur du Coeur (El Ecuador del Corazón) (13).

Al inspirarse de su libro: Poesía Francesa Contemporánea, es decir del universalismo de la lengua francesa, cuando presentó en esta obra magistral no solamente a escritores de nacionalidad francesa sino que también incluyó a otros poetas, que si bien redactaron en francés, su origen fue diverso: uruguayo, lituano, rumano, belga, italiano, antillano, ecuatoriano y venezolano (14). Elegimos de los mencionados archivos 803 cartas con corresponsales que le escribieron en ese idioma, o francófonos que se cartearon con él en francés y/o español. Asimismo, para dar la mayor claridad posible en la publicación de esta Correspondencia, en cada misiva hemos señalado una abreviatura (15) que corresponde al siguiente ordenamiento:

- Cada carta tiene una sigla.
- División de esta Correspondencia en cartas enviadas a JCA y escritas por él.
- La primera letra de la abreviatura corresponde a la primera letra del apellido de cada corresponsal.
- Para cada autor hemos introducido el orden alfabético en esa misma división.
- En cada partición abecedaria, por redactores incluimos el orden cronológico que no se menciona en la sigla para facilitar su lectura.
- Sólo las cartas traducidas del francés van con un asterisco.
- La abreviatura en negrilla, indica que esta carta proviene del archivo de A.D.L.
- Cada sigla comprende dos partes: para una carta enviada, la primera señala al corresponsal clasificado por orden alfabético más JCA, y si es escrita, aparece primero JCA y, luego, al redactor ordenado de la misma manera.

Para ilustrar este sistema de siglas tomaré dos ejemplos de cartas enviada y escrita. Si tengo una misiva en francés de Pierre Seghers del 5 de julio de 1955 a Jorge Carrera Andrade, la abreviatura es: S6JCA*(dentro de la letra S, Seghers es el 6° autor por orden alfabético, con un asterisco por estar redactada y vertida del francés; es ordenada cronológicamente y pertenece al archivo de Stony Brook). Para una carta redactada en español por Jorge Carrera Andrade a Seghers, con fecha 22 de diciembre de 1964, su sigla es: JCA S1 (dentro de las misivas escritas por Jorge Carrera Andrade a un corresponsal cuyo apellido comienza con la letra S, Seghers es el 1° autor y su carta es clasificada cronológicamente, proviene del mismo archivo) (16).

Al concluir este prefacio de la Correspondencia de Jorge Carrera Andrade con intelectuales de lengua francesa, volveré a evocar esta luminosa cita del filósofo Jean Guitton para manifestar mi profundo reconocimiento a mi Padre*. En efecto, fui y soy el testigo y el aprendiz de un gran ejemplo gracias a la elaboración y realización de su obra intelectual; sólo para el poeta quiteño, más de cincuenta años de investigaciones generaron sus dos tomos intitulados: Jorge Carrera Andrade, Memorias de un testigo, así como numerosos ensayos y artículos editados en revistas y periódicos europeos, latinoamericanos y nacionales (17). Por otra parte he encontrado en él lo que ningún libro puede dar y que el Eclesiástico ha exaltado admirablemente.

Busca la compañía de los ancianos,
Y si hallas algún sabio, allégate a él (18).



*Dr. A. Darío Lara (1918-2009)


Notas

(1) Portrait de M.Pouget, Jean Guitton, NRF Gallimard, París, 1992; pág.9.

(2) Correspondencia de Jorge Carrera Andrade en la Biblioteca de Stony Brook

Correspondencia A-F
Correspondencia G-L
Correspondencia M-S
Correspondencia T-Z

Conviene precisar que esta correspondencia abarca los años 1926-1968. Por otra parte, gracias a le eminente colaboración del insigne crítico literario J. Enrique Ojeda, ilustre especialista de nuestro poeta y su obra así como protagonista, actor y testigo de un capítulo muy importante de su vida, ofrece un estudio fundamental acerca de : “Jorge Carrera Andrade en Stony Book”.

(3) De las 803 cartas presentadas en este volumen, 74 provienen del archivo de A.D.L.

(4) In: “8 Artículos publicados en revistas”, Jorge Carrera Andrade: introducción al estudio de su vida y de su obra. J. Enrique Ojeda. Eliseo Torres y Sons, Nueva York, N.Y., 1972; pág.402.

(5) OPC; págs. 400y 450 (XX).

(7) Para ser más precisos- y es igualmente nuestra esperanza- consideramos este trabajo como un comienzo, un posible punto de partida de la edición de su relación y no sólo de los 10 volúmenes que forman parte de las colecciones de Stony Brook. En efecto, otros interesados o que poseen de su correspondencia en español, inglés, etc. deberían darse a conocer.

(8) En los círculos intelectuales europeos no aminoraba la consideración por mis trabajos de escritor. Francia me concedió el premio literario l’ Ile Saint Louis (Isla San Luis), por mis traducciones de poetas de ese lengua y, meses más tarde, el “Grand Prix International de la Société des Poètes Français” (Gran Premio Internacional de la Sociedad de Poetas Franceses) por el conjunto de mi obra poética”. En: EL VOL. y El COL. AUT; pág. 327.

(9) Hernán Rodríguez Castelo: Entrevistas-nuestros latinoamericanos vistos por sí mismos. Banco Central del Ecuador, Quito; pág. 250.

(10) Ver el cuadro de esta Correspondencia que va en anexo de este prefacio.

(11) Idem nota 6; págs. 179-182.

(12) Idem nota 8; pág.198.

(13) Libro traducido por André Miguel y publicado en Francia (Niza), en 1949. Poemas extraídos de Guirnalda del silencio y Rol de la Manzana, ver su correspondencia: M87JCA a M94JCA.

(14) PFC. Págs. 14-45 y particularmente: “He conservado en este volumen una de las mayores características de la poesía francesa: su universalidad”.

(15) Además, en página separada ofrecemos las abreviaturas de las obras y personalidades más a menudo citadas en este tomo.

(16) A esta breve explicación conviene precisar que si esta Correspondencia es del archivo de A.D.L., la sigla será transcrita en negrilla.

(17) Por esta razón las anotaciones a lo largo de esta Correspondencia tienen un valor único, puesto que A.D.L. fue testigo presencial de muchos diálogos, encuentros y sucesos, desde 1948 hasta 1966.

(18) Ventajas de la sabiduría, Eclesiástico, 6, 35, in “Sagrada Biblia” por Eloíno Nácar Fuster y Alberto Colunga, O.P. Bibliotecas de Autores Cristianos, la editorial Católica S.A., Madrida, MCMLXIV; pág. 719.

*Año de edición de la obra: 2004

CUADRO DE LA CORRESPONDENCIA DE JORGE CARRERA ANDRADE






INFORMACION ADICIONAL ACERCA DE LOS 3 TOMOS DE ESTA CORRESPONDENCIA:

Reproducción de los tomos:

Primer tomo

Segundo tomo

Tercer tomo

Artículos sobre la obra:

Carrera Andrade y su mundo epistolar, Explored

Presentación de los vol. 4,5 y 6 de la biblioteca del Pensamiento Internacional del Ecuador, Claude Lara

Discurso sobre cartas de Jorge Carrera Andrade, Galo René Pérez

Tres académicos en la Academia de la Lengua (la correspondencia última de Jorge Carrera Andrade), A. Darío Lara

Obra poética de Jorge Carrera Andrade, A. Darío Lara

Los poemas inéditos de Jorge Carrera Andrade, A. Darío Lara

Apuntaciones sobre una biografía de Jorge Carrera Andrade, A. Darío Lara

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada